Lavadero de Antsolokueta y la presa del molino del medio

Junto a la presa del molino, construido en 1686 con un coste de 1657 reales. En él lavaban su ropa los habitantes de Etxalar. Junto al arroyo de Artain, al lado de las casas  Praderenea y Arburua respectivamente, se conservan aún grandes piedras para el lavado de ropa. La presa por su parte, tenía la función de desviar el agua al molino del medio. Es la única que queda en el pueblo. Las dos últimas en desaparecer, las situadas junto al molino de arriba y la ferrería Etxarlassa, ambos de aspecto similar a esta, fueron destruidas por las últimas inundaciones. Esta presa cuenta con paso preparado para las truchas.

.